La inmigración ¿un problema real?

El pasado 20 de agosto, Juan Antonio Fernández Cordón Doctor en Ciencias Económicas y Experto-Demógrafo por la Universidad de París ponía de manifiesto en uno de sus artículos que los dos principales partidos de la derecha en España, PP y Ciudadanos, han adoptado un discurso del miedo a la inmigración como forma de arrebañar votos al PSOE denunciando poco menos que una invasión.

Discurso del miedo a los pobres que proceden de otros lugares del mundo, y que según la derecha vienen a robar el trabajo y a aprovecharse de los servicios sociales y de salud, en detrimento de los españoles de raza. Nada más lejos de la realidad

Y es que entre 1998 y 2008, el número de extranjeros empadronados aumentó en 4.631.677 y el número de españoles nacidos en el extranjero (prácticamente todos inmigrantes nacionalizados) en 444.092, con lo que las entradas superaron los 5 millones. En este período de fuerte crecimiento del número de puestos de trabajo, el paro desciende y las tasas de empleo aumentan. Entonces los inmigrantes no quitaron el trabajo a nadie, al contrario, la proporción de ocupados aumentó entre los españoles de 16 o más años en los momentos de mayores llegadas.

Cuando llega la recesión, la inmigración neta se torna nula o incluso negativa en algunos años. La población en edad de trabajar desciende entonces, exclusivamente por la disminución de los españoles nacidos en España.

Juan Antonio Fernández Cordón demuestra como el déficit acumulado de nacimientos, provocado por la baja fecundidad, ha sido compensado, en la población en edad de trabajar, por la inmigración, cuando la coyuntura económica lo ha exigido, y esos inmigrantes han permanecido en España, una permanencia esencial para nuestra demografía.

Y de cara al futuro ¿Qué?

A corto y medio plazo la población en edad de trabajar mantendrá su tendencia descendente por lo que el mantenimiento o el crecimiento de nuestra capacidad productiva futura va a depender de la llegada de inmigrantes.

A pesar de estas evidencias, PP y Ciudadanos siguen con su actitud que perjudica, a medio y largo plazo, los intereses de la economía española.

Pero, cuidado. El oportunismo que ha llevado a plantear la batalla política en torno a la cuestión migratoria podría tener un efecto boomerang sobre estas formaciones de la derecha. Parece que ya hay voces críticas en sus filas ante esta actitud. Esperemos que los hagan reflexionar y modificar su discurso.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: