Crónica de un despropósito SUPREMO

Crónica de un despropósito SUPREMO

Jueves 18 de octubre:  los magistrados de la Sección Segunda de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo hacen pública la sentencia por la que se establecía que el impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados debían pagarlo los bancos.

Inexplicablemente, al día siguiente, viernes, el presidente de la Sala Tercera del Supremo (la del Contencioso-Administrativo) Luis Díez-Picazo adopta una decisión inédita. A través de un comunicado público, informa de que convoca a los 31 magistrados de la Sala para que revisen la doctrina. Su argumento es que la sentencia suponía un «giro radical» respecto a lo que el Supremo había dicho en otras ocasiones, lo que ha provocaba una «enorme repercusión económica y social».

Hoy, en El día que pasó PODCAST, crónica de un despropósito SUPREMO.

Buenas tardes, bienvenidas a una nueva edición de El día que Pasó PODCAST. Son las 18:00 del día 11 de noviembre de 2018.

Hace tres semanas desde que el Tribunal Supremo decidió revisar aquella histórica sentencia que obligaba a los bancos a pagar el impuesto de las hipotecas.

El pasado martes se revocó esa doctrina en un pleno dividido, convocado a través de una decisión del presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo muy cuestionada, que ha terminado por enterrar el prestigio del alto tribunal con esa maniobra para revisar una jurisprudencia perjudicial para la banca ante el impacto «social y económico» que había suscitado la condena.

Y como no podía ser de otra forma, la ciudadanía se mueve para denunciar este desaguisado que como siempre perjudica a los más débiles.

El miércoles nos apuntamos a la concentración convocada ante el tribunal supremo y allí nos encontramos con Félix activista de Galapagar con el que conversamos y que nos cotó los siguiente (escucha el podcast)

El jueves el Consejo de Ministros aprueba el texto que modifica la ley del impuesto de actos jurídicos documentados para que lo abonen las entidades financieras.

Se publica el viernes en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto por el cual se modifica la ley del impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, para que sean los bancos quienes lo abonen en el caso de créditos hipotecarios.

El sábado entra en vigor y nos hacemos eco de la letra pequeña. Sí sí el real decreto también tiene letra pequeña. Y es que los bancos no pagarán el impuesto en hipotecas concedidas al Estado, la Iglesia, la Cruz Roja o los partidos. Medida valiente la del Gobierno, pero claramente insuficiente.

Y llegó la hora. Sábado 18 horas la ciudadanía dijimos alto y claro en la explanada frente al Tribunal Supremo que la Justicia tiene que servir para defender a la gente y si quien domina las decisiones que se toman en los altos estratos es la banca, entonces no hay democracia.

Porque la democracia no puede estas sometida por los poderes económicos, por la tiranía de los poderosos.

No entedemos todavía por qué el Tribunal Supremo da este giro y se pone del lado de las entidades financieras.

Escuchamos a Mª Ángela (escucha el podcast)

Ayer gritamos alto, pero bien alto ¿La banca siempre gana? No nos da la gana

PISTOLA

Decía Rosa Luxemburgo “Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres.”

Buenas tardes. Salud  y república

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: