Son falsos autónomos / Amianto en Metro de Madrid

Cuando todavía sigue la consternación por la muerte a finales de mayo de un repartidor de la empresa Glovo al ser arrollado por un camión de recogida de basuras cuando iba con su bicicleta en la confluencia de la Gran Via de les Corts Catalanes y la calle Balmes de Barcelona nos llega la noticia esta semana de la primera gran victoria de la Seguridad Social en el pulso que mantenía contra la empresa de reparto Deliveroo . La Justicia ha fallado que sus repartidores son en realidad asalariados de la plataforma, y no autónomos, como defendía Deliveroo, que aún puede recurrir la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Una pequeña victoria dentro de una guerra que se plantea harto difícil.

Fijaros, en agosto de 2018 publiqué un artículo en eldiaqp.blog en el intentaba abrir un debate acerca de cómo debería ser la lucha obrera ante el capitalismo de plataformas como Deliveroo, Glovo y otras muchas en diferentes ámbitos de nuestra sociedad, algunas incluso disfrazadas de una falsa economía colaborativa. Y es que esta nueva mutación del Matrix-Capitalismo en el que subsistimos está cogiendo cada vez más auge aprovechando la irrupción de la tecnología y de los vacíos legales todavía existentes.

Lo ideal sería luchar contra esta nueva economía pero la fuerza de los lobbies y de los fondos de inversión propietarios de muchas de estas plataformas y su fundamentación en la economía de mercado, hace difícil conseguir su desaparición.

Pero esto no debe ser justificación para que no luchemos en varios frentes para, si no erradicar, sí al menos controlar y regular de una vez por todas este germen de precariedad y abuso. De lo contrario, sufriremos una nueva vuelta de tuerca que nos conducirá a una precariedad laboral todavía mayor de la que vivimos actualmente por parte de la clase obrera.

El problema es cómo. Y es que la irrupción de la tecnología no ayuda mucho. De hecho, el nuevo capitalismo de plataformas está modificando la relación entre empresario y trabajador. La planificación del trabajo, el dinero que va a percibir cada mes el falso autónomo víctima de estas plataformas viene determinado por una máquina, en concreto por un algoritmo. Y en el futuro gran parte de los procesos, incluso de las decisiones gerenciales de muchas empresas vendrá determinado por el blockchain.

Panorama oscuro el que se nos presenta a los pobres currantes, salvo que nos reinventemos también la clase obrera y adaptemos nuestra lucha a los nuevos tiempos haciendo frente a la plataformización del mercado laboral. Porque como esperemos al legislador lo llevamos claro. Sí porque ejemplos como el de Deliveroo ponen de manifiesto que la justicia, a pesar de dictar sentencias que intentan parar este abuso desbocado por parte de las plataformas, suponen pequeñas batallas ganadas ante una guerra a la que los legisladores no parece estar por la labor de establecer unas leyes que le pare los pies a este capitalismo de plataformas

Esperanza, ilusión y ¡lucha!

El día 1 de enero de 2005 se prohibió definitivamente la utilización industrial del amianto en toda la Unión Europea. Pero su uso intensivo durante tantos años, y el hecho de que todavía es legal su producción a 150 estados de todo el mundo, conlleva que sea una sustancia que aún hoy está presente en nuestras casas, escuelas, hospitales y centros de trabajo y.. en el metro de Madrid.

Escucha el programa completo dando al play:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: